El simulacro tiene por objetivo poner a prueba las habilidades de los socorristas de Cruz Verde Salvadoreña, para la atención y traslado de pacientes.

Resultado de la actividad del simulacro es que los socorristas y guardavidas quedan preparados para los diferentes tipos de rescates tanto en playas como en carreteras, dando así mayor cobertura a nivel nacional, de este modo los veraneantes tienen mayor seguridad en los lugares turísticos.

El ejercicio consistió en que el personal de Cruz Verde brinde la atención de guardavidas, utilizando las diferentes técnicas aprendidas de rescate vertical y rescate acuático. Se recibió el apoyo de la Fuerza Aerea, Personal Voluntario y el patrocinio de GQ Racing Sport.


Mientras se realizaba el simulacro se realizó el rescate de dos personas que se estaban ahogando en el lugar donde se realizaba el evento, por lo que tuvo que realizarse el rescate real, debido al compromiso que poseen los socorristas de brindar atención oportuna a los pacientes.